*OVS más alla de la radiofonia

El negocio del cine argentino está en zona de riesgo

Posted on: julio 19, 2008

Entradas que no paran de aumentar su precio, una variedad de títulos cada vez más pobre, una total falta de interés por las producciones nacionales, y una concentración tremenda en pocos films.

Para nadie es un secreto que el cine dejó de ser una salida más o menos barata para una familia o una pareja, especialmente los fines de semana. A este estado de situación se suma otro elemento clave: la variedad de películas para ver es cada vez menor. Como contrapartida, y causa, la cantidad de pantallas ocupadas por las grandes producciones estadounidenses es mayor. Es decir, el negocio del cine, el negocio de la proyección de películas para ser precisos, está en crisis: cada vez es más para pocos que pueden pagar mucho.En la actualidad, Argentina cuenta con poco más de 900 pantallas en todo el país, sin contar el reducido circuito de salas no comerciales como el auditorio del MALBA o la Sala Lugones en Buenos Aires, a los que se suman otras como por ejemplo el Cineclub Hugo del Carril en Córdoba.

En 2007, el porcentaje de participación del cine argentino en la taquilla total fue del 9%, lo que implica una caída grande respecto del casi 12% que correspondió al cine nacional en 2006.

Además, se estrenaron en salas comerciales un total de 70 películas argentinas contra poco más de 50 en 2006. Es decir: no sólo bajó de un año el interés por el cine nacional sino que cada película, en promedio, tuvo muchos menos espectadores. De hecho, ningún título argentino en 2007 alcanzó el millón de espectadores.

El panorama es mucho más desolador en 2008. Como informa el sitio Otroscines.com, editado por el crítico Diego Batlle, en el primer semestre la cantidad total de espectadores es 1,5 millones menor que en el mismo período de 2007. Esto implica una pérdida del 8%, lo que puede crecer aún más en el segundo semestre.

Eso no es todo: ninguna producción nacional pasó la barrera del medio millón de espectadores. Como caso sintomático, se esperaba que Brigada Explosiva: Misión pirata, film especialmente diseñado para el período de vacaciones y que pertenece al conjunto de comedias de cuño televisivo que suele tener buena performance en taquilla, resultó un fracaso rotundo que apenas pasó los 250.000 espectadores (Bañeros 3, film estrenado en julio de 2006, había logrado superar el millón).

Una película con público más restringido como El nido vacío es, hasta la fecha, la película argentina más vista, con cerca de 300.000 espectadores. Quizá la tendencia se revierta un poco con las vacaciones de invierno, aunque el problema pasa por otro lado: el valor del boleto.

“El precio de las entradas -explica Heriberto Brown, gerente general de Hoyts General Cinemas, una de las tres cadenas más importantes de complejos cinematográficos en el país- está en función de toda la estructura de costos del cine. La inflación y el continuo incremento de los costos operativos obligan al ajuste periódico en el precio de las entradas. Obviamente, la asistencia de público al cine se ve afectada por el precio de la entrada, pero también la afecta la piratería por ejemplo, que éste es otro elemento que se incrementa día a día y afecta el hábito de consumo del espectador.”

Entre los costos operativos que se mencionan está también el ajuste salarial a los empleados. Brown dice también que “la asistencia varía semana a semana dependiendo de los estrenos y de la locación. Del 100% del público, aproximadamente el 60% asiste los fines de semana”.

Lo de los fines de semana, como recuerda cualquier espectador que trataba de moverse en la calle Lavalle en los años setenta, es histórico. Sin embargo, lo que cambia es que hay mucha menos gente el resto de los días, sin que por ello el precio de las entradas baje sustancialmente.

El precio promedio de las entradas en la Argentina, si uno considera todas las promociones y las diferencias de zonas (el ticket es sensiblemente más barato en ciertas localidades del interior y en las salas que no pertenecen a un complejo, que en los multipantallas) roza los $13,50.

Sin embargo, es un promedio mentiroso: los días de fin de semana, cuando la asistencia del público es mayor, la entrada tiene un piso de $15 y un máximo de $20, más cerca del segundo que del primero. Es cierto que hay zonas (como calle Lavalle) que ofrecen entradas sensiblemente más baratas, pero también que son los cines donde más ha menguado la asistencia del público. Por lo general, quienes desean ver alguna película acuden a multipantallas y abonan entre 18 y 20 pesos.

Una familia de cuatro personas debe, hoy, gastar entre 100 y 130 pesos para ir al cine con buena pantalla y buen sonido, más los snacks de rigor. Un balde de pochoclo puede costar hast 15 pesos (sin contar el ruido de la masticación, algo que parece no molestar a la mayoría de los asistentes a las salas); una gaseosa, 10 pesos. Sólo es necesario hacer la cuenta. ¿Por qué estos precios? Es simple: “Definitivamente -explica Heriberto Brown- los snacks y las bebidas tienen mayor rentabilidad”.

La ganancia enorme de los snacks compensa, pues, la baja venta de entradas. Durante el 1 a 1 de los años noventa, la entrada cinematográfica costaba en promedio ocho dólares. Hoy está muy cerca de ese valor, habiendo partido de unos tres dólares en 2002. En seis años duplicó su precio y no parece tener techo.

Por otro lado, la variedad es pobre. Eso tiene que ver con que los grandes tanques salen con cada vez mayor cantidad de copias, volviendo enorme la concentración de la oferta en pocos títulos. Si en 2004 era excepcional (y perjudicial para el negocio) que un film se estrenara en 120 copias, después del lanzamiento de El código Da Vinci en 2006 con la friolera de 205 copias, pasar por encima de los 100 parece la norma, según afirma la revista especializada El Amante. Este año, el ranking lo encabeza la segunda Crónicas de Narnia con 195 pantallas y le siguen, en orden, Wall-E con 167, Kung Fu Panda con 153, Indiana Jones con 146, Meteoro con 131, Iron-Man con 101 y Súper Agente 86 con 101. Y esta semana, Batman-El caballero de la noche, se sumó al ranking con 155 pantallas.

Para dar una idea cabal de lo que esto implica en términos de variedad de oferta (que sin dudas afecta los hábitos de demanda), los cinco films de mayor recaudación la semana pasada ocupaban casi el 60% de las pantallas disponibles en todo el país, algo casi monstruoso que se ha vuelto la norma. Hay dos factores que acompañan esta concentración: el costo por copia de un film de 90 minutos se mantiene constante en dólares desde antes de la devaluación de 2002, y es de u$s1.500 promedio.

Un productor nacional o un distribuidor que no puede acceder a los enormes presupuestos de publicidad que manejan las multinacionales difícilmente pueda hacer más de diez copias, salvo excepciones.

Por otro lado, los exhibidores, que tienen problemas para llenar las salas con productos enormemente publicitados, desconfían de aquellas películas que carecen de estrellas o que no tienen un fuerte apoyo promocional.

En 2008, el film nacional con mayor lanzamiento fue Brigada Explosiva: Misión pirata, que arrancó con 95 copias que en su tercera semana se ampliaron a 105. Le siguieron El nido vacío (37 copias), Aniceto (31) y Leonera (24). El caso del film de Favio fue sintomático: fue tan pobre su arranque en el fin de semana de estreno que prácticamente quedó fuera de todas las salas donde se estrenó, por no cumplir la media de espectadores que la podía sostener en cartel. Y dos semanas más tarde (se dice que por decisión del propio Favio) no estaba en ningún cine. Es decir que dos extremos del cine (mal llamado) popular argentino como las fantochadas de los brigadistas y el genial -incluso en los errores- autor de Gatica fracasaron en encontrar un público que, aparentemente, ya no existe.

El resultado de Leonera y El nido… puede calificarse como exitoso, si se piensa en lo poco convocante que es el cine nacional en la actualidad. Esto también tiene que ver con que la cuota de pantalla -el porcentaje mínimo que debe proyectarse en cada complejo de cine nacional- no se cumple.

Si bien el Instituto de Cine busca que la ley se cumpla, muchas veces no sucede y esto sigue favoreciendo la concentración de la oferta. Por otro lado, la concentración tiene una razón de ser: el costo de un lanzamiento tiene que cubrirse en las dos primeras semanas de exhibición, cuando el film-evento está en su pico de salas. Los tanques no compiten entre sí: difícilmente dos megaproducciones millonarias se estrenen un mismo jueves, porque eso arruinaría el negocio rápido de ambas. Kung Fu Panda una semana, Wall-E dos más tarde.

El estado de las cosas no tiene un final promisorio: entradas demasiado caras, pocas películas también demasiado caras, y un espectador cada vez menos exigente. El cine como diversión y arte, como motivo de encuentro y discusión, parece parte del pasado remoto. El negocio, mientras tanto, funciona, siempre y cuando se pueda seguir vendiendo pochoclo.

Salas de arte y ensayos: otro mercado es posible

No hay en la Argentina un circuito de salas de arte y ensayo que podría dar cabida a un cine distinto, que hoy sólo se puede ver en festivales o en salas no comerciales.

La pregunta sobre si existe un mercado para ello es de fácil respuesta: sí, en la medida en que ese tipo de cine no desaparezca. Un ejemplo claro: el film de Nicolas Klotz La cuestión humana se estrenó con sólo tres copias. A pesar de ello, en sus primeros veinte días logró acumular casi 14.000 entradas vendidas, un promedio por sala mayor que el de Las crónicas de Narnia: el príncipe Caspian.

Esto, desde luego, sin contar las más de 200.000 entradas que cada año vende el Bafici. Y sin entrar en films más bien difíciles como La cuestión…, la concentración y falta de variedad hacen estragos incluso para films de Hollywood que directamente no se estrenan.

En septiembre saldrá directo a video Leatherheads, comedia con George Clooney y Renée Zellweger. Como no tuvo mayor éxito en Estados Unidos, se verá sólo en DVD. Por eso un éxito inesperado como Muerte en el funeral, una comedia convencional, sin estrellas y un poco al margen del mainstream se volvió un enorme e impensado éxito. Heriberto Brown, de Hoyts, en cuyas salas se proyecta el Bafici, ilustra: “Con el festival no ganamos dinero ni perdemos, pero nos sirve porque nos posiciona”.

“Traer cine arte es demasiado caro”

Luis Vainikoff es un exhibidor y distribuidor independiente, dueño del cine Cosmos. Representa cabalmente lo que sucede con el mercado más vapuleado por el actual estado del cine. “Competir con los grandes complejos es difícil -dice-.

Queda muy poca gente que vaya a ver cine arte, y más allá de que el interés en ese género es menor, otra desventaja es que las salas independientes no se pueden reequipar como los complejos. Nosotros proyectamos en 35mm y también en DVD ampliado, que no es lo mejor porque no es el formato original de las películas.

El costo para traer una película es muy alto: ronda los 3.000 dólares, sin contar los derechos de exhibición. Así se hace imposible; para que una película rinda hay que tener por lo menos tres copias, lo que implica una inversión demasiado grande cuando un film así llega a lo sumo a los 10.000 espectadores.

En general lo ven de tres a cinco mil personas, lo mismo que un film independiente argentino. Para sobrevivir, programamos lo que está en el mercado local sin pensar en el nicho que nos distinguía. Ni hablar de estrenos: en el mejor de los casos, vamos en simultáneo con el resto de las salas”.

 

Anuncios
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

OTRA VEZ SOPA Radio se transmite desde Rosario, Argentina.

DE LUNES A VIERNES 17HS POR POP RADIO ROSARIO, 96.1Mhz

Create your own banner at mybannermaker.com!

VISITAS/ESTADÍSTICAS

  • 654,471 hits

Posts Más Populares

Create your own banner at mybannermaker.com!
julio 2008
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Create your own banner at mybannermaker.com!
Create your own banner at mybannermaker.com!

Top Clicks

  • Ninguna

RSS OVS FLOG

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Mucho más OVS!!!

A %d blogueros les gusta esto: